fbpx

Historia del Tiempo Compartido Parte 2

Historia del Tiempo Compartido, parte 2 de 3 (1990 -2004)


En los años 90, la mayoría de los grandes hoteleros habían entrado, o consideraban entrar, en el mundo del tiempo compartido. Entre ellos estaban Wyndham, Disney, Hilton, Hyatt, Ritz Carlton, y por supuesto, el primero en actuar, Marriott. Gracias a la combinación de su influencia, la legislación y la ARDA (la asociación profesional de la industria del tiempo compartido), las técnicas de marketing y ventas comenzaron a mejorar. También lo hizo la imagen del tiempo compartido. Nacieron los clubes de vacaciones. Para entonces, las ventas de tiempo compartido en los EE.UU. superaban los mil millones de dólares anuales.


Para el año 2000, las ventas de tiempo compartido se habían multiplicado a 4.000 millones de dólares anuales. Pero el siglo XXI también trajo problemas a la industria del tiempo compartido, a saber, el mercado de reventa. Wikipedia, la enciclopedia online dice: «…la mayor queja de todas es el hecho de que la reventa de tiempo compartido por el propietario privado es casi imposible de hacer. Un propietario que busca vender literalmente no puede regalar su tiempo compartido…»


historia de las  Multipropiedad es


En 2002, el recientemente licenciado abogado de bienes raíces, Jim Tarpey, fundó Vender Multipropiedad. Fue una de las primeras compañías en manejar exclusivamente transferencias de tiempo compartido en el mercado de reventa. En ese entonces, los valores de reventa de tiempo compartido eran relativamente estables. Aún así, la mayoría de los propietarios sobreestimaron el verdadero precio de reventa de sus propiedades. No tuvieron en cuenta el poder del marketing: los centros turísticos ofrecen entivos como entradas para espectáculos y estancias gratuitas para atraer a los clientes. Y los posibles compradores pueden visitar la propiedad. Estas estrategias conducen a altos precios de venta en los complejos y no están disponibles en el mercado de reventa.


Además, los propietarios equipararon el tiempo compartido con otros bienes inmuebles, como activos apreciables. Razonaron que si pagaban 20.000 dólares en 1980, su propiedad debería valer ahora al menos 30.000 dólares veinte años después. Compañías inescrupulosas que cotizan en bolsa y empresas de reventa depredadoras se aprovecharon de este optimismo fallido. Le decían a los propietarios que los compradores estaban en fila, o peor aún, que su propiedad ya estaba vendida y que el propietario sólo tenía que enviar un depósito para los costos de cierre antes de recibir el pago.

Deja un comentario